La primavera es un momento excelente para iniciar una cura de desintoxicación, pero el final de las fiestas navideñas y el otoño, también son buenos momentos para cuidarnos y eliminar​​ toxinas.​​ 

 

El sirope de savia, las plantas hepáticas y depurativas e incluso las drenantes, facilitan la tarea y nos ayuda a eliminar de desechos y residuos corporales.

Las​​ dietas depurativas, como la del sirope de savia, ayudan a desintoxicar y regenerar el organismo.

Hay muchos tipos de curas depurativas, pero casi todas se basan en reducir la ingesta de alimentos​​ que puedan producir más desechos y favorecer la eliminación de residuos y desechos.

 

La duración de las curas depurativas depende del tipo y de lo restrictivas que puedan llegar a ser, y puede oscilar desde uno o dos días, a varias semanas. Antes de iniciarlas por nuestra cuenta, es importante que nos asesore nuestro médico o terapeuta para revisar que nuestro cuerpo puede realizarla sin problemas. Igualmente,​​ si notamos algo negativo, debemos suspenderlas.

 

La cura del sirope de savia:

 

Es una de las curas depurativas más famosas. También conocida como dieta del sirope de savia, se trata de una dieta de semi-ayuno que consiste en tomar únicamente un preparado elaborado a base de sirope de savia, zumo de limón, agua y una pizca de guindilla. De ese modo el cuerpo sigue tomando calorías,​​ pero reduciendo la función digestiva, que puede descansar.

 

Como en esta cura se limita mucho la toma de alimentos, es conveniente dejarse guiar por un terapeuta o un especialista en nutrición, que nos ayude y asesore, sobre la conveniencia de realizar la cura del sirope de savia.

 

Pero el sirope de savia, tiene otras cualidades muy interesantes. Es totalmente natural y se extrae de la savia del arce un árbol caducifolio que crece en el en Norteamérica. En la cultura anglosajona​​ el sirope de savia se utiliza como endulzante natural para añadir a postres y tortitas. Pero el sirope de savia también es un buen reforzante, ya que además de azúcares, aporta buenas cantidades de minerales.

 

Dieta depurativa y alcalinizante:

 

No saturar nuestro organismo debería ser una premisa a la hora de depurar nuestro organismo. Las dietas alcalinizantes nos ayudan ya que contribuyen a que nuestro metabolismo esté menos ácido.

 

Para alcalinizar nuestra dieta podemos sustituir los cereales refinados por granos como la quínoa, el mijo y los tubérculos.​​ También conviene sustituir las carnes por legumbres, y el azúcar blanco por azúcar moreno integral. Hay que aumentar la toma de verduras y hortalizas, que son los alimentos más alcalinizantes, y es interesante que estos sean de temporada, para que sean más frescos y nutritivos.

 

Con una cura alcalinizante notaremos mejoría tanto en nuestra sensación de vitalidad, como a nivel de claridad mental y molestias físicas.

 

Plantas depurativas:

 

Otra forma de eliminar toxinas y residuos es estimular nuestras vías de eliminación. Para ello podemos recurrir a plantas medicinales, que muchas veces se nos presentan en forma de jarabes a los cuales también se les añade sirope de savia:

 

Plantas hepáticas y desintoxicantes, que estimulan las funciones detoxificantes del hígado y facilitan la eliminación de éstas a través de la bilis: 

boldo (Peumus boldus Molina), alcachofa (Cynara scolymus), diente de león (Taraxacum officinale), etc.

Plantas drenantes, que ayudan a eliminar residuos a través de la orina: cola de caballo (Equisetum arvense), abedul (Betula pendula), corteza, bardana (Arctium lappa),  ortiga (Lamium album), etc.

Plantas diaforéticas, que ayudan a eliminar de desechos a través de la sudoración: zarzaparrilla (Smilax), ortiga (Lamium album), bardana (Arctium lappa) y flor de saúco (Sambucus nigra L.), etc.

 

Y además…

 

Ya usemos dietas, curas o plantas, debemos sumar a nuestra estrategia depurativa una pizca de sentido común, y tener en cuenta que, si queremos depurarnos y eliminar residuos, deberíamos:

  •         Evitar las bebidas alcohólicas.

  •         Alejarnos el humo del tabaco, así como de las zonas muy industrializadas o de las grandes  ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​ ​​​​  ​​ ​​​​  ​​ ​​​​ vías de tráfico.

  •         Elegir alimentos bio, que no tienen pesticidas ni herbicidas.

  •         Hacer un poco de ejercicio moderado, que estimule nuestro metabolismo.

  •         Cocinar con técnicas sencillas y elegir utensilios que no liberen residuos.

  •         Beber mucha agua, al menos 2 litros al día.

  •         Controlar el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento.

  •         Dormir bien, para que nuestro cuerpo se limpie y regenere mientras descansamos.

Sirope de Savia & Co., ayudas para depurar el organismo
5 (100%) 12 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *